Cómo Dios Nos Habla a través de la Biblia

Cada palabra de Dios es pura; El es un escudo para aquellos que buscan refugio en El. (Proverbios 30:5)

Estoy sorprendida de la guía que Dios nos da. Mediante el aprendizaje de la sabiduría de Dios y la introspección, podemos vivir libres de muchos problemas que otros experimentan simplemente porque no conocen Su palabra. Es a través de la Biblia que aprendemos quién es Dios, lo que El valora, cómo confiar en El.

He encontrado una forma maravillosa de escuchar a Dios a través de la Biblia que me gustaría compartir contigo.

Saco mi Biblia y una hoja a rayas, (o un diario con hojas rayadas). En la parte superior de mi página escribo dos o tres oraciones describiendo lo que está en mi mente. Podría tener una pregunta sobre Dios, o sobre cómo El ve algo, o alguna pregunta sobre la vida Cristiana. O quizá hay alguna situación en mi vida que me esté perturbando, y me podría ser realmente útil saber la perspectiva de Dios al respecto. En el papel escribiré un par de oraciones para resumir la situación actual o lo que me llevó a dicha pregunta.

Entonces hago a Dios una pregunta al respecto y escribo esa pregunta en mi papel también.

Entonces lo que he escrito podría verse como esto:

“Dios, me siento abrumada con todo el trabajo que tengo que hacer; y no estoy segura de que pueda terminarlo todo. Me siento enojada al respecto además. ¿Hay algo desde tu perspectiva que te gustaría que yo supiera en éste momento?”

Y entonces abro la parte posterior de la Biblia donde hay generalmente una lista de palabras y un índice, lo que es a menudo llamada “concordancia”. ¿Tiene tu Biblia una? Este índice tendá palabras como: “trabajo,” “enojo,” “preocupación,” “Poder de Dios,” etc. Debajo de cada palabra verás una lista de versos de la Escritura que contienen dicha palabra. La palabra “enojo” por ejemplo podría mostrar una lista como: Marco 3:5; Marco 11:14-16; Romanos 2:8; Mateo 23; etc.

[Nota aparte: A veces, en lugar de buscar en la parte posterior de mi Biblia, busco en Internet por palabras/temas en Biblegateway. Simplemente tecleo la palabra “enojado” (por ejemplo) en el cuadro "Buscar” (“Word Search” en inglés) y me dará una lista de versículos. Si puedo restingir mi búsqueda a el Nuevo Testamento, Evangelios, etc.]

Ya sea que haya buscado por los versículos en Internet o en la parte posterior de mi Biblia, ésto es lo que hago después: Busco los versículos en la Biblia y leo cada uno. Si el versículo parece estar relacionado con mi pregunta, lo escribo, palabra por palabra en mi papel. (Sí, lo hago a mano porque me ayuda a notar lo que el versículo está diciendo.) No estoy escribiendo ningún comentario sobre el versículo. Simplemente estoy copiando el Versículo. Y continúo copiando versículos, quizá unos 5 versículos, quizá 20 versículos. Después de un rato quizá vea un patrón, un mensaje general a través de esos versículos (No me refiero místicamente, me refiero a un resumen informado de lo que esos versículos están diciendo). Le había pedido a Dios que me enseñara, y ahora estoy observando lo que El está diciendo sobre este tema.

Por ejemplo, si estuviera enojado con alguien y hubiera buscado muchos versículos sobre enojo, perdón, o paz, hubiera posiblemente encontrado un mensaje general y consistente de Dios. Ese mensaje podría ser que ya que Jesús pagó por mí pecado y El no me lo reprocha, yo también debo perdonar a ésta persona, justo como El me ha perdonado.

A veces Dios va a provocar que un sólo versículo pegue, un versículo donde El realmente me habla. Cuando me cruzo con versículos que son particularmente interesantes generalmente me voy a ellos. A lo que me refiero con esto es que encontraré otros versículos que podrían hablar de la misma idea. En muchos estudios Bíblicos encontrarás una lista de versículos a mitad de la página, o en la parte inferior. Estos versículos realmente me llaman la atención, busco esos otros versículos relacionados y también los escribo.

Podría tomarme tan sólo unos 10-15 minutos en ésto, o a veces he encontrado el tiempo tan enriquecedor, ¡que podría tomarme de 1-1:30 hora en ello!

Ahora, ésto es importante: Le estoy pidiendo a Dios que me enseñe. Le estoy pidiendo a El que me ayude a entender Su perspectiva en algo, porque lo quiero seguir. Sin embargo, mientras hago esto, NO estoy buscando versículos que yo pondría en práctica para mí mismo por Dios. Esto no es una descripción de un trabajo que voy a tomar e implementar PARA Dios. Simplemente me estoy enfocando en permitirle a Dios que me hable en cualquier forma que El quiera, para cumplir cualquier propósito que él tenga. Le estoy pidiendo que él ponga su agenda, no yo la mía propia. Cuando yo sé que El quiere que yo siga algo específico en Su Palabra, entonces le pido que trabaje en mi vida y me dé la fuerza y deseo de hacer Su voluntad. Cuando leo un mandato como, “Sé completamente humilde y suave; sé paciente, darse amor unos a otros”, pienso, “Es una buena idea. Dios, te pido que trabajes en mi vida para hacerme humilde, suave, y paciente con los demás. Tú sabes que no es mi naturaleza ser de esa manera con todas las personas. Muéstrame cómo.” En otras palabras, continúo confiando en El, continúo apoyándome en El, pidiendo a Dios que haga en mi vida de lo que El me acaba de hablar.

Si tu no tienes un estudio en la Biblia con una “concordancia” en la parte posterior y “remisiones” en cada página, quizá encuentres una muy valiosa, para que puedas acercarte a la Palabra de Dios de esta forma. Cualquier libreria Cristiana podría ayudarte a escoger una que no sea muy cara, o podrías encontrar una en Bibles.com.

Esta es una forma sencilla de pedir a Dios que te enseñe a través de Su Palabra. En resumen, es ir a Dios con un corazón abierto, pidiéndole que te hable sobre un tema en particular o una pregunta. Estás compartiendo tus pensamientos y sentimientos honestos con Dios. Y además estás pididendo a Dios que te hable desde su perspectiva. A veces le pido, “Dios, ¿qué te gustaría que yo supiera sobre tí en relación a ésta situación? ¿Cómo te gustaría que yo confiara en tí? ¿Qué te gustaría decirme?” Y entonces le das un tiempo a Dios, mientras copias Su Palabra, mientras buscas por el mensaje general que El te da. Cuando El te enseñe, entonces agradécele y pídele que construya eso en tu vida.

Envíale este artículo a un amigo